Iñigo Saldise Alda
No me gustarìa cerrar este capìtulo de vital importancia para nuestro
Movimiento soberanista, sin hacer alusiòn a unos pàrrafos escritos
por Tomàs Urzainqui en ese libro impresionante que describe
exquisitamente nuestro pais de la A a la Z con lujo de detalles,
llamado "Navarra Estado Europeo":

"Desde mediados del siglo XIV, el Consejo Real de Navarra se
configurò como el supremo organismo de la Administraciòn del Estado.
Estaba presidido por el Rey y tenìa competencias de gobierno,
consultivas, judiciales y, en alguna medida, legislativas para lo
concerniente a las Ordenanzas reales.

El Consejo Real fue reformado en la ùltima década del siglo XV,
transformàndolo en una instituciòn estable y tecnificada, que dirigiò
el gobierno de forma sistemàtica y de acuerdo con las necesidades del
Estado moderno. El primer intento de reforma del Consejo Real lo
protagonizaron las Cortes de 1481 y 1484. La reforma se iniciò en
febrero de 1494, al mes siguiente de la coronaciòn de los Reyes Juan
III y Catalina.

Las Cortes, reunidas durante los meses de enero y febrero, pidieron a
los Reyes una reforma del Consejo. Lo redujeron a 22 consejeros,
preferentemente juristas, en condiciòn de funcionarios, en claro
detrimento de la nobleza. Asimismo, eran miembros natos del Consejo
Real, en el caso de hallarse en Navarra, los Consejeros reales del
resto de los territorios pertenecientes a la Corona de Navarra, como
los Consejeros de la Vasconia continental ò Gasconia, provenientes de
los territorios de Labrit (Albret), Landas, Bearne, Bigorra, Foix....
En 1501 el Consejo Real dispone que sea admitido como navarro Mosen
Remon, gascòn y juez de Bigorra.

De esta forma, el Consejo Real de Navarra se convirtiò en el òrgano
supremo de Gobierno de los territorios pirenaicos pertenecientes a
los reyes Juan de Labrit y Catalina de Foix, consolidando en el
Pirineo el Estado moderno. Este Estado englobaba a la mayor parte de
la Navarra entera, o Vasconia circumpirenaica, abarcando su àmbito
territorial desde Bera hasta Andorra, y desde el rìo Ebro hasta el
rìo Garona.

Aun cuando en buena parte de Gasconia el soberano nominal era el rey
de Francia, el señorìo efectivo lo ostentaban los soberanos navarros,
los cuales mantuvieron siempre la clara y manifiesta voluntad de
recuperar la soberanìa plena en aquellos territorios.

El Consejo Real fue completado con cinco secretarios que fueron:
Martìn de Alegrìa, Laostal de Aranguren, Martìn de Jaureguizar, Antòn
de Aguerre y Martìn de Amicx. Se creò la figura del Presidente del
Consejo que recayò en el gascòn Juan de Lasalle, de sòlida formaciòn
jurìdica, Doctor en Derecho por la Universidad de Bolonia y obispo de
Coserans. Este dato confirmaba la voluntad de la Monarquìa de
fortalecer la unidad polìtica del Estado Pirenaico - de toda
Vasconia - en el Reino de Navarra, ya en plena Edad Moderna, y de
poner en los màs altos cargos de la Administraciòn a técnicos
competentes, pertenecientes a todos los territorios, de forma
contemporànea a la consolidaciòn de los modernos Estados europeos."