Responder citando
Responder citando

----

"Jakintzak askatuko gaitu"

"El saber nos hará líbres"


HISTORIA DE LOS NOMBRES DADOS AL PUEBLO VASCO (I)

Aitzol Altuna Enzunza, Galdakano (Bizkaia), Navarra

Durante siglos nuestros conquistadores (nuestros enemigos), nos han ido dando diferentes nombres, dependiendo de la parte de nuestro territorio que controlaban y de acuerdo a su interés en eliminarnos de entre los pueblos=Estados1 que integran el mundo.
La primera vez que se escribe la palabra “vasco” es con Tito Livio en el año 77 a. C., al describir la campaña de Sertorio por el Ebro hasta Calagurris .2
Varrón en el 50 a. C. habla de "uascos"3. Los cronistas griegos de época romana escribían "ouascones" con "ou".
La palabra “eusko” ya aparece, por ejemplo, en “Bello Gallico” de Julio César sobre la guerra en la Galias.
Aquitania era el nombre de la provincia romana creada por Augusto que abarcaría en sus inicios a Novempopulania, la futura Baskonia continental, y el territorio entre los ríos Loira y el Garona.
Señala Julio César que de Norte a Sur en la Galia Transalpina hay tres poderosas naciones: los belgas, los galos y aquitanos, para añadir en "Comentarios I": "A los galos separa de los aquitanos el río Garona. También dice: "los aquitanos, eran de parecido físico, lengua y costumbres iguales que la provincia vecina, La Hispania Citerior". Esta apreciación también es expuesta por Estrabón (IV.1.(1)).
Julio Caro Baroja, principal antropólogo español del siglo XX, cita el texto de Estrabón para decir: "es lógico pensar que los aquitanos fueran, en primer término, semejantes en lengua y aspecto a sus vecinos de la Península, que Estrabón llama Iberia en general, es decir, a los Baskones".
El mismo autor, señala en su libro “Los vascones y sus vecinos”, que “aquitano” viene de “auski”, el plural de “auscus”, del mismo modo “vascones” sería el plural de “vascus”.

1 A diferencia de la dialéctica mediática al interés del imperialismo, sostenemos que los vascos no es que no tengamos un Estado, sino que el nuestro está militarmente ocupado y se llama Nabarra. No caben, desde hace muchos siglos, pueblos sin Estado, sólo se hallarán pueblos con Estados ocupados por el imperialismo de otro. Para más información Ver en esta web “La creación de los Estados” del mismo autor.
2 Calahorra, primer topónimo en euskara escrito: Kala+gorri
3 “Es bien conocida, primeramente, la función vocal de la V en los escritos latinos: en todos ellos el sonido vocal de U es expresado gráficamente por V”. (Sabino Arana “Gramática elemental de euskera bizkaino”, 1885).

Según el insigne antropólogo en el libro mencionado: “Que –tania no se diferencia de –itania en su significado y que se trata de una forma latina de denominar regiones según grupos étnicos y poblados de éstos (…) hemos de aceptar como principio general, que en la península son conocidos antes los nombres de los pueblos que los de las regiones (antes vascones que Vasconia y los Cántabros que Cantabria).”
No cabe duda que “uasko, ouasko, eusko, vasco (basko) o ausko” son el mismo nombre4 y son la primera referencia escrita al pueblo vasco en los diferentes euskalkis o formas de hablar el euskara.
Tras la caída del Imperio Romano: Baskonia
Todos los vascos son conocidos tras la caída del Imperio romano con el apelativo de baskones (gentilicio de vasco, “basko”), por tanto es el primer apelativo para el conjunto del pueblo vasco y viene a identificar a nuestra primera entidad política conjunta: los habitantes del ducado Baskonia5.
Baskonia aparece por primera vez en un mapa de Cauddi Ptolomei (Ptolomeo) en el siglo II (pero se refiere a la tribu perrománica de los baskones), luego también aparece en el mapa de Paulino Nola del siglo IV.
El cronista franco Gregorio Tours en el 587, habla de "Wasconia" con "w". Será la franca tercera invasión que hemos sufrido los vascos a gran escala de la que se tiene constancia escrita (después de la romana y de la goda). Su presión militar es la que lleva a todos los vascos a unirnos y crear esa primera unidad política, el ducado de Baskonia.
En el siglo VII el cosmógrafo de Rávena (norte de Italia) incluye en su mapa Baskonia. Distinguía dos zonas, “Guasconia” o “Vasconum patria” (patria de los baskones) al norte de los Pirineos y “Spanoguasconia”, los baskones de la península hispánica, división que responde a la de las provincias romanas6.
En su libro "Geografica" lo dice así: "La patria que se llama Baskonia (Guasconia), que era llamada por los antiguos aquitanos. Así mismo, junto a la misma Baskonia, está situada la patria que se llama Hispanobaskonia ("Spanoguasconiam").
La copia que se conserva es del siglo XIII, conocida como "Anónimo de Rávena”, y es la primer vez que aparece escrito "Gasconia" con "g". Posteriormente se usará más “Gasconia o Gascuña” en referencia a la Baskonia Ulterior (la parte norte de la Baskonia Continental),

4 En latín la “c” se pronuncia como una “k”.
5 Sobre los nombres dados por los romanos a las diferentes unidades políticas en las que nos subdividíamos los vascos y para las que se usa, quizás inapropiadamente, el término de “tribus”, hablaremos en otro artículo.
6 Hispania es el nombre que los cartagineses dan al accidente geográfico que constituye la península conocida por los griegos como Iberia. El nombre “Hispania” significa en cartaginés “Tierra de conejos”, según el diccionario Larousse de Historia.

que se va romanzando en su lengua creando el gascón desde el euskara (de Saint-Servent al Garona).
Es en el mapa del siglo XI (ya creado el reino de Pamplona) del monasterio del municipio gascón de Saint-Server, realizado por Estefano García de Mauleón, donde aparece Aquitania y Waskonia o Baskonia perfectamente delimitados como el territorio que aquí se habla, sin diferenciar la Baskonia ibérica de la continental.
En el escudo del municipio de las Landas Saint-Server, se puede leer el lema “Caput Vasconiae”, "Fin de Baskonia". Está a unos pocos kilómetros de Mont de Marsan, capital de este departamento, pero es más bien la frontera entre la Baskonia Citerior y la Baskonia Ulterior, división franca que denotaba su dominio sobre la primera.
Son los francos los que supusieron la gran amenaza para los vascos, pero no fue la única.
Otros intentos de invasión
Los godos, que asaltan los territorios del Imperio Romano Occidental a principios del siglo V, son finalmente reducidos por los francos a la península ibérica y llaman a todos los vascos “baskones”.
Un nuevo intento de invasión, esta vez en nombre de Alá, llegaría a Baskonia desde el Norte de África en el 711, son musulmanes que expulsan rápidamente a los godos de la península reduciéndolos a un pequeño reino en Picos de Europa.
Los musulmanes llaman en esos siglos a los vascos independientes “basquis”, pero también "baxcones", con "x"(Ibn Adhari), y otros "baskonis" (Ibn Hayyn, El Yacubi, Yacut).
El reino asturiano, que surgiría de un militar godo que huyó con un reducido contingente, no consigue más que pequeños núcleos al oeste de Baskonia, como son Sopuerta y Karranza, quizás también el oeste del río Baias en Alaba, pero de forma efímera, tal y como afirma la Crónica de Alfonso III (866-909), llamada también de Don Sebastián, según prueba Andrés E. de Mañaricua7: “Eo tempore populantur Asturias, Primorias, Liuana, Transmera, Suporta, Carrancia, Bardulies qui nunc uocitatur Castella, et pars maritimam et Gallecie”.
En esa misma crónica al hablar de la época de Alfonso I dice8: “Alabanque, Bizcai, Alaone et Urdunia, a suis reperitur semper esse possessas, sicut Pampilona, Deeius est atque Berroza.” Es la primera vez que aparecen “Alaba” y “Bizkaia” en la historia escrita y donde se deja clara su independencia de los godos-asturianos y del en ese momento desgajado ducado de Baskonia tras la muerte del duque Eudón a manos francas, poco antes de entrar a formar parte del reino de Pamplona, después llamado de Navarra, de forma voluntaria

7 “Vizcaya, siglos VIII al XI, Los orígenes del Señorío”
8 Conde de Cantabria, casado con Hemesinda, hija del rey de Asturias Pelayo, reino a mediados del siglo VIII. 739-757.

mediante pactos y casamientos con la realeza pamplonesa. “Ipuzkoa” aparece como tenencia ya dentro del reino de Pamplona-Navarra en el año 1025, reinando Sancho III Nagusia o el Mayor.
¿Cuándo aparece escrito por primera vez la palabra navarro?
La segunda unidad política vasca traerá un cambio en el nombre, fruto de los intentos de conquista de nuevo de los francos, y en menor medida de visigodos y musulmanes9, pero sobre todo de la fuerza del pueblo de Baskonia alzado en armas y organizados bajo los señores de la guerra entre los que surgirá el primer rey vasco: Eneko Aritza.
Los cronistas francos usan la palabra "navarro" por primera vez en el 769, se refieren a los vascos que no controlan y siguen independientes. Ésta primera diferenciación lingüística entre vascos dominados y vascos libres será una constante en el devenir de nuestra historia.
El reino franco de Carlomagno, el rey más poderoso desde la caída del Imperio Romano Occidental, sufre la sublevación de los campesinos sajones por el Norte, Carlomagno levanta el sitio que mantenía a la musulmana Zaragoza, la cual pretendía rendir tras negarse a su entrega pactada, y regresa a toda prisa. Pasa por Roncesvalles-Orreaga, es el 15 de agosto del año 778, nuestro Día de la Independencia (Askatasun Eguna).
Los vascos no parecen ofrecer resistencia, pero cuando Carlomagno y su magnífico ejército ya ha salido del desfiladero, miles de vascos atacan al ejército carolingio; el prefecto de Bretaña y sobrino de Carlomagno, el duque Roldán, guía a 20.000 francos. La victoria vasca es total y Roldán muere.
Vengan así la quema de Pamplona, como deja escrito el cronista franco Eginhard: «Destruida Pamplona, subyugados los hispanos (¿baskones romanzados quizás?) y baskones, también los navarros (baskones independientes que crearon el núcleo del reino), regresó a las partes de Francia». «Arrasó al suelo los muros de la ciudad a fin de que no pudiera revelarse y, determinando regresar, se internó en el paso de los Pirineos», siendo Pamplona “oppdium Nauarrorum” (Annales Regíi).
Otro pasaje lo dice muy claro "Los baskones que viven al otro lado de Garona y en derredor de los montes Pirineos" Eginhard (768-840)10.

9 Visigodos y musulmanes mantendrán fronteras parecidas sobre los vascos a los que no conseguían dominar. “Domuit Baskones” (dominaron a los vascos), e incluso “Baskones vastavit” (devastaron a los vascos), son frases anafóricas en las diferentes crónicas de estos reyes visigodos que se suceden en el poder y que demuestran un período de enfrentamiento con los vascos sin un ganador definitivo. Como dice Julio Caro Baroja en su libro ”problemas vascos de ayer y de hoy”: “no hay formas de origen visigodo, es decir, esa idea del aislamiento del País frente a los visigodos es una realidad que la toponimia confirma”. Lo mismo se puede decir de los musulmanes.
10 "Annales Regii"M.G.S. pág 203.

Esta victoria se verá reforzada por otra en el 824 en el mismo lugar por el caudillo vasco Eneko Aritza y sus aliados, de nuevo contra los francos, hechos históricos que marcarán un antes y un después para este pueblo que se librará del Imperialismo de sus vecinos durante varios siglos gracias a la creación del Reino de Pamplona-Navarra.
La Navarra primigenia estaría compuesta por la Tierras de Deio, Berrueza, Tierra Estella de la familia Eneka-Ximena hasta Pamplona, por donde extenderían con los Belasko su poder hacia Alaba y con los Garsea hacia Alto Aragón, con los musulmanes y antiguos grandes terratenientes romanos de origen baskón, los Banu Casi, controlando Calahorra y Tudela, teniendo a Olite o Tafalla como frontera entre baskones cristianos y musulmanes hasta 1119.
Estos musulmanes son muchos euskaldunes. Así, el caudillo árabe de origen vasco que libera a la también ciudad vasca de Huesca hacia el año 797, se trataba de Bahlul ibn Marzuq ibn Uskara, tradición oscense recogida por el geógrafo musulmán Al-Udrí en el siglo XI11.
Es la primera vez que aparece escrita la palabra “euskara” en la historia. Uskara es “euskara” en dialecto roncalés, valle fronterizo a la provincia Huesca, y en los dialectos aquitanos12.
El reino de Pamplona llegó a abarcar en el siglo XI con Sancho III y su hijo García IV el de Nájera a todos los vascos hasta Olite-Tafalla, la unidad vasca vuelve como en tiempos del duque o príncipe aquitano-baskon Eudón13.
Durante el Reino de Pamplona-Navarra hasta el siglo XII
Toda la Baskonia continental terminó siendo controlada y gobernada por el reino de Pamplona en un proceso natural de creación del Estado Vasco de Nabarra.
No se conocen luchas internas entre los vascos en todos esos siglos (desde la caída del Imperio Romano Occidental hasta el siglo XI).
Sancho VI el Sabio (1150-1194) usa por primera vez el término "Reino de Navarra" frente a "Reino de Pamplona" anterior, ya no se citan todos las partes del reino, con decir Navarra es suficiente, es ya un término reconocido internacionalmente y que aparece en todos los textos oficiales de todos los reinos a partir de ahora.

11 Huesca conserva el euskara hasta al menos el siglo XIV. Ver en esta web los artículos del mismo autor sobre la pérdida del euskara.
12 Es curioso leer en las crónicas árabes nombrar a los caudillos oscenses como “sitanos” o cerretanos, nombres tribales vascos de la época romana que perduran en el tiempo.
13 Orella Unzué habla de esta unidad con Eudón en su libro “Historia de Euskal Herria” (Ed. Txalaparta).

En 1167 este rey sabio, el obispo de Pamplona y el conde Bela, dejan escrito en un documento que el euskara (lingua navarrorum) es el idioma nacional de los navarros, es decir, del Reino de Navarra. Pactan sobre la hacienda de Arimeria perteneciente al Santuario en honor a San Miguel de Excelsis de Aralar, cuya vaquería se compromete el conde de Alaba Bela a cuidar gratuitamente, firmando como se recoge en el archivo de Santa María de Pamplona: “Erit autem talis differncia inter Orti Lehoarriz et Açeari Umea et successores eorum, quod Orti Lehoarriz faciet tu lingua Navarrorum dicatur unamaizter et Açceari Umea faciet buruçzagui, quem voluerit” (Goñi Gaztambide, Colección Diplomática de la Catedral de Pamplona, 1997 Tomo I, Doc 305, pág. 269).
Traduce el analista José Moret: “Y será con esta diferencia entre Orti Lehoarriz y Aznar Umea, que Orti ponga, como se dice en la lengua de los navarros, un Maizter (Mayoral de Pastores en euskara) y Aznar Umea un Buruzagi (Mayoral de peones) a quien quisiere”.
Por tanto hablar en nabarro es hablar euskara14.
Desde época franca, se llamaba navarros a los naturales del Reino de Pamplona, pero sólo a los que hablaban euskara (casi todos), para finalmente en 1162-67, con Sancho el Sabio, llamar a todo el territorio Navarra y navarros a todos sus habitantes (sepan o no euskara), tal y como recogen Jimeno Jurio, Yaguas y Miranda o Ricardo Cierbide: “Regnante rege Sancio in Nauarra. Episcopo Petro Pampilona”.
En 1050 ya aparece Navarra escrita con "b", Nabarra.
“Nabarra” parece venir de la voz vasca "Nabar", "planicie entre las montañas", la terminación "-oa" de Nafarroa (Navarra en euskara), significaría "comarca", que encaja perfectamente con la Navarra primigenia de Berrueza-Deio-Lizarra. Del mismo modo, Pamplona sería el anterior poblado baskón de Iruña, “Ciudad al pie” de las montañas.
Para muestra de un botón: Benjamín de Tudela en su libro de viajes dice en el año 1170, que él es de Tudela, “País de Navarra”. Aunque años después (con los Teobaldo en el trono, 1234-74) en los Concejos de Tudela y Peralta, zona donde no había desaparecido el euskara tras la invasión musulmana15, aún se recogen actas donde se consideraba a Navarra un país extraño, distinto al suyo, pues todavía no se sentían integrados en él desde la reconquista un siglo antes.

14 El romance navarro no se popularizó durante la Edad Media en Navarra, salvo en la Ribera y en algunas zonas periféricas al sur y occidente, La Rioja, Bureba y Castilla Vetula, para luego ser sustituido por el castellano, como en los burgos que hasta entonces usaban romances aquitano-occitanos, tal y como afirma el navarro Jimeno Jurio, el P.Celestino en "Gramática del euskara" o el propio Padre Moret, cronista del reino de Navarra en el siglo XVII (1684), pero en el resto el euskara es la lengua única según estos estudiosos y coetáneo Padre Moret. Los primeros textos en romance navarro son del siglo XII y no es lengua oficial hasta un siglo después.
15 Ver en esta web el apartado de cultura sobre la desaparición del euskara del mismo autor.

En ese siglo XII aparece también escrita por primera vez la palabra “basquenz” en el Cartulario del monasterio de Leire, de donde derivará la palabra “vascuence” y donde también se habla de “baskónea lingua” (en realidad ya desde el año 1058); todas ellas sirven para designar al euskara y derivan del latín “uaskónice” (“hablar a la manera vasca” según Koldo Mitxelena), como “baskongado” (palabras que hoy son casi arcaísmos) viene de “baskónciatus” (el que habla vascuence), y todos ellos de bascón y por tanto de vasco. Durante la Edad Media también se le llamó “Baskónica Lingua”.
El término puede venir de época visigótica. Durante el intento de ocupación militar godo del ducado de Baskonia (siglos V-VIII), en varios textos aparece el término “vasconizado” en latín, lo que ha dado lugar a distintas interpretaciones como la ocupación militar de la tribu de los baskones sobre el resto de la población de habla vasca, teoría no demostrada y si ampliamente criticada por Mitxelena o Caro Baroja por ejemplo y hoy descartable tras los restos arqueológicos de Iruña Veleia16.
Entre los viajeros de Camino del Santiago estuvo el monje francés Aymeric Picaud (siglo XII) que describe en su “Codex Calistinus” los pueblos que jalonan el Camino de Santiago entre ellos los vascos, dejándonos en muy mal lugar. Como elementos que nos puedan interesar están los siguientes: habla de vascos de Baiona a los Pirineos, que están ahora bajo la corona inglesa, sin embargo con doble vasallaje a Navarra. “El vasco” empieza a hablarse al llegar a Baiona, dice Aymeric.
Son navarros todos los vascos peninsulares dentro del reino de Navarra. Aunque los diferencia, dice que vascos y “navarros” son muy parecidos, iguales en forma de vestir, costumbre e idioma, "sólo que éstos de piel más clara", seguramente porque en la península trata más con los de la llanada Alabesa y de Alta Navarra, donde hace más sol y discurre el Camino. Señala el viajero francés: “En alguna de sus comarcas, en Vizcaya o Álava por ejemplo, los navarros, mientras se calientan, se enseñan sus partes, el hombre a la mujer, y la mujer al hombre”.
En el siglo XIII, el de la conquista de la Navarra Occidental
Nuestros conquistadores, continúan jugando con nuestro gentilicio para justificar sus invasiones y tropelías. En esta época se les llama vascos a parte de los habitantes de lo que hoy es País Vasco-continental que estaba en poder de Inglaterra, es decir a suletinos (zuberotarrak o xiberutarrak) y labortanos (lapurtarrak), siendo gascones el resto de los vascos de la Baskonia continental que van perdido el euskara, entre los que estarían los bearneses17.

16 Mitxelena basándose en la epigrafía con términos en euskara de diferentes estelas encontradas, el español Caro Baroja veía difícil que la zona más romanizada como era el “ager” llevaría al “saltus” el euskara. No hay documento alguno sobre guerras internas entre vascos. Los recientes descubrimientos de tablillas en euskara en la karistia Iruña Veleia descartan esta débil teoría.
17 Aunque el euskara se conserva en varios valles fuera del esas tres provincias como en el Beárn. Ver el apartado sobre la desaparición del euskara en esta web del mismo autor.

El bearnés y el gascón conservan giros de la gramática euskérica y el 20% de sus palabras tiene su raíz en ese idioma18.
La Aquitania de la Alta Edad Media iría sólo del Loira al Garona. Esta Aquitania, Loira-Garona, sería un territorio rico y muy romanizado, dominado por los francos a veces y rebelde a ellos en otras, de su pasado vasco quedaría poco o nada en al norte e iría apareciendo hacia el sur a medida que nos acercamos al Garona19.
A la parte sureste de Aquitania y a la Baskonia Ulterior, los ingleses empiezan a llamar Guyena20, son los que ocupan militarmente la Baskonia continental por medio de herencias.
Navarros, que es un término jurídico-político, se les llama ahora a los que consiguen mantener su independencia, es decir los habitantes de Reino de Navarra, los navarros de Baja y Alta Navarra y a los de la Sonsierra riojana.
A los bizkaínos, alabeses, gipuzkoanos, hasta ahora navarros, tras ser conquistados por los castellanos y dejar de ser libres en ese fatídico siglo XIII, se les empieza a llamar "bizkaínos", quizás por su pertenencia inicial, tras la conquista, al Señorío de Bizkaia, de donde derivará el topónimo Golfo de Bizkaia (los franceses hablan de golfo de Gascuña)21.
Queda prohibido por tanto llamarse “navarros” desde ésta época a los navarros occidentales, los de la Navarra conquistada que ya no son libres.
Curiosamente, se extenderá la voz “bizkaínos” a todos los vasco-hablantes, incluso a los que seguían dentro del reino, término que se conservó durante siglos. Por ello se llaman a sí mismos bizkaínos el alto navarro San Francisco Javier en el siglo XVI o el suletino Agustín Xaho en el XIX.
En una misiva, Xabierr22, se dirige a sus compañeros en Roma desde Cochín en 1544: "No hallava entre ellos otra respuesta sino que eran christianos, y que por no entender ellos nuestra lengua no sabían nuestra lei, ni lo que habían de creer, y como ellos no me entendiesen ni yo a ellos, por ser su lengua natural malabar y la mía bizcaína, ayunté los que entre ellos eran más sabidores, y busqué personas que entendiesen nuestra lengua y suia de ellos, y después de avernos ayuntado muchos días, con grande trabajo sacamos las oraciones... de latín en malabar".
18 Ver el artículo “Los vascos fuimos lo primeros en hablar en castellano” de esta web y del mismo autor.

19 "La unidad de Aquitania se ve reflejada en esta otra frase de Julio César: "totius Aquitaniae salutem" (III, 21,1).
20 Guyena (en occitano Guiana) tenía por capital Burdeos.
21 En todos los primeros textos históricos, dentro del reino de Navarra, Bizkaia se escribía con "b", Gipuzkoa sería “Ipuzkoa” y Alaba se escribiría con “b”.
22 Tal y como él firmaba sus cartas y escritos (con “X”, “b” y “rr”). El nombre de Javier sería una deformación de la palabra Etxeberria-Exaberria-Exabier-Xabier, como la cercana población al castillo de Xabierr de Irunberri, que se transforma en Lumbier.

Todavía en 1625 el cronista Lope de Isasti se quejaba de que a los gipuzkoanos se les confundía con los bizkaínos ya que en "Castilla y Galicia llaman así a todos los que hablan lengua baskongada".
Euskaldun
Como hemos visto la palabra “eusko” y sus variantes “ausko”, “vasco”, “ouasco” etc. se registran desde época romana y son la primera referencia escrita al pueblo vasco.
Sin embargo las palabras con el sufijo “-dun” aparecen muchos siglos más tarde. La primera cita de este sufijo hallada hasta ahora está en un documento de 1276 de Eslaba (Alta Navarra), en el mismo aparecen las palabras "erdaldun" y "erdara"23, antitéticos a “euskaldun” (el que sabe o posee euskara) y “euskara”.
En Sangüesa dos hidalgos llevan el sobrenombre de Erdara en 1366 y poco antes en Artaxona hay un García Erdalduna, lo que denota que era inhabitual el desconocimiento del euskara o lengua navarra en la zona media de Alta Navarra.
Pero los cambios de nombres a los vascos y a nuestro territorio, en función de las conquistas de los imperialistas fraccionando políticamente nuestra Amalur y en contra de nuestros intereses, no acaban aquí.
external image clip_image002.gifEneko Zalditze Halda
7 de julio
7 de julio
7 de julio

external image clip_image001.gif


Responder citando
Responder citando

----

HISTORIA DE LOS NOMBRES DADOS AL PUEBLO VASCO (II)
Aitzol Altuna Enzunza, Galdakano (Bizkaia), Navarra
Tras la conquista de Alta Navarra:
La conquista de Alta Navarra tuvo lugar entre 1512-24 por Castilla y Aragón. Se empieza a hacer referencia en esta época a Baja Navarra como “tierra de bascos” 1, se vuelve a tratar de separar a los vascos conquistados de los que siguen libres y evitar el término navarro.
Esta vez se invierten los conceptos, pues los únicos vascos libres eran precisamente los bajonavarros junto a los suletinos y labortanos, que forman el Estado independiente de Baja Navarra y el Vizcondado de Bearn (unido de nuevo a Navarra por matrimonio desde el siglo XV). Al resto se nos niega nuestro gentilicio, como prohibieron en el siglo XIII usar el término de navarros para los que, de repente, sólo éramos bizkaínos.
Los altonavarros, por su firmeza en mantener a sus reyes legítimos de origen francés2, eran llamados de forma despectiva “franceses” (también rebeldes, cismáticos, deservidores, criminales, acusados de “crimen de lesa majestad” etc.).
Así lo hace Lope de Agirre (oñatiarra, gipuzkoano) a su superior Ursua en la búsqueda del Dorado (baztandarra, altonavarro y familia colaboradora en la conquista castellana del reino).
Muchos de los territorios peninsulares del reino de Navarra, habitados por navarros que van perdido el euskara durante la Edad Media tras su conquista e imposición cultural por Castilla, terminan perdiendo su ser nabarro, como es el caso de La Rioja, Bureba y Castilla Vetula y en el otro extremo el norte de Aragón y los Pirineos, salvo excepciones como las Cinco Villas aragonesas donde aún en el siglo XIX había monolingües euskaldunes3.
El euskara supuso un fuerte impedimento para la asimilación (limpieza étnica) del pueblo nabarro por el conquistador, allá donde éste desapareció la limpieza de la conciencia de Estado e incluso de nación nabarra fue más fácil4.

1 La “Sexta Merindad” o de “ultrapuertos” son otros nombres que tomó Baja Navarra en la Navarra reducida tras las conquistas castellanas del siglo XII y XIII. Quedó rodeada por Lapurdi y Zuberoa (Soule) del vizcondado independiente del Beárn, cuyos habitantes sí eran llamados “vascos” por los franceses, quizás de ahí el término “tierra de vascos”.
2 España, por ejemplo, nunca ha tenido rey alguno de origen español, salvo Juana la Loca. Los “Reyes Católicos” eran reyes consortes.
3 Como en Uncastillo, cerca de Sos, donde nació Fernando el Falsario (el Católico para los suyos). El mismo Sos era euskaldún cuando nació el iletrado rey aragonés.
4 F.Krutwig en su libro Basconia remarca la importancia que ha tenido el euskara en la conciencia nacional, ésta es menor en los territorios que son desposeídos de su idioma. Ver en esta web los diferentes artículos sobre fechas y motivos de la pérdida del euskara del mismo autor.

Desde el siglo XVI hasta el XVIII los bizkaínos, gipuzkoanos y altonavarros se llaman así mismos cántabros, en referencia a los “cántabros” que se mantuvieron indómitos frente al imperialismo romano hasta el año 26 a.C..
Incluso Agustín Xaho, suletino como era (zuberotarra), también se dice a sí mismo cántabro en el siglo XIX. "Cantaber" tenía el sentido étnico de vasco, pues del mismo modo se referían a sí mismos San Ignacio de Loiola o San Francisco Xabierr, que nunca usarán el término de vasco o de navarro, ni tampoco el de español5.
Se usaba el término por una pretendida vasquidad de los cántabros que sucumbieron estoicamente al ejército romano, descendientes supuestamente primeros pobladores de la Península Ibérica, los íberos. Pero los vascos ni éramos aquellos cántabros ni tampoco los africanos pueblos íberos llegados tardíamente a Iberia6, para entonces Baskonia era habitada desde hace milenios por los vascos donde no hay ni rastro de esos pueblos íberos7.
Siglo XVII, la pérdida definitiva hasta hoy del Estado vasco, aparición de Euskal Herria:
El Estado vasco desaparece de facto en 1620, cuando las tropas francesas ocupan los parlamentos de Baja Navarra y el del Beárn.
El gran escritor vasco Pedro Agerre Azpilikueta, “Axular”, dejó escrito poco después en 1643:
“Ceren aunitz moldez eta differentequi minçatcen baitdira Euscal Herrian: Naffarroa garayan, Naffarroa beherean, Çuberoan, Lapurdia, Bizçayan, Guipuzcoa, Alaba-herrian, eta bertçe aunitz leccutan". ".
“Porque de muchas maneras y diferente se habla en Euskal Herria: Alta Navarra, Baja Navarra, Zuberoa, Lapurdi, Bizkaia, Gipuzkoa, en Alaba, y en otros muchos sitios”.
Es decir, si seguimos con atención el texto de Axular, las siete configuran el territorio vasco y además, en el siglo XVII, fuera de Euskal Herria se habla euskara en muchos sitios, como en partes montañosas de La Rioja Alta, Bearne8, Alto Aragón9, Bigorra y algunas comarcas pirenaicas más, pero sin embargo a estos territorios Axular no considera “Euskal Herria”10.
Pero la primera vez que aparece escrita la palabra “Euskalerria” es en el prólogo del Nuevo Testamento de Johanes Leizarraga en 1575, aunque en el 2004 se encontró un manuscrito
5 Tal y como aclara Mikel Sorauren en su libro sobre el santo navarro (Ed.Pamiela 2005).
6 Otras teorías hablan de los íberos venidos de Europa.
7 Ver la web euskalnet.net/aitzolaltuna
8 En el pueblo de Eskuila, cerca de Maule y de 520 habitantes, aún hoy se habla y donde, junto a la bandera francesa, su plaza luce la ikurriña
9 En Uncastillo por ejemplo, en el pasado siglo XX, se cantaba en euskara en misa.
10 Ver en esta web los diferentes artículos sobre fechas y motivos de la pérdida del euskara del mismo autor.

de Juan Pérez de Lazarraga (escrito sobre 1567-69) en el que también aparece el mismo nombre. Euskal Herria significa “el país del euskara o del vascuence”, según Euskaltzaindia (Real Academia de la Lengua Vasca).
Euskal Herria hace referencia más a la necesidad de buscar un nombre único a un mismo pueblo desmembrado por los imperialistas, desgajadas políticamente de su Estado común, Estado totalmente ocupado mediante conquista de los imperialistas, siendo el término natural de “nabarros” por el que eran conocidos prohibido allí donde la conquista militar de un trozo de Nabarra era un hecho11.
Siglo XVIII, la “nación vascongada”:
No se les llamará vascongados a los navarros occidentales hasta el siglo XVIII, voz que en un principio empezó designando a todos los que hablaban euskara, los que antes eran “bizkainos”.
El término “nación” (del latín “nationem”) hasta el siglo XVIII se utilizó con un sentido de grupo etno-lingüístico. Así pues, la 'nación vascongada' designaba a los vascohablantes.
En el siglo XVIII Larramendi habla de la "nación vascongada” y Perotxegui publica "Origen de la nación vascongada y de su lengua".
Desde el siglo XVIII, el Estado español de los Borbones llamará ”Provincias Vascongadas” a Alaba, Guipúzcoa y Vizcaya, pero no a Alta Navarra, a la única que consideran parte del Reino vasco.
La denominación "Provincias Vascongadas" alteró la semántica de la palabra “vascongado”, que hasta aquel entonces sólo había significado “vascohablante”, euskaldun, pero que para algunos pasó a significar “alavés, guipuzcoano y vizcaíno”.
Siglo XIX, el “País Vasco” de “zazpiak bat”:
Después, el nombre “vascongado” cayó en desuso, sustituido por “vasco”, del francés “basque”, que hace referencia al idioma que hablamos.
Con la ilustración, a mediados del siglo XVIII, el término “nación” adquiere un sentido político (nación-estado), y para designar a un grupo etno-lingüístico comienza a usarse más la palabra “país” (del francés 'pays', y éste del latín “pagus”, aldea).
De modo que a la antes llamada "nación vascongada" le fue cambiando su nombre por el imperialismo una vez más por el de "país vascongado", y éste por el de "País Vasco", al resultar el término “país” de menor implicación política que el de “nación”.
11 “El imperialismo es especie del totalitarismo” Erresuma.

Así es como el territorio de los vascos pasó a denominarse “Pays Basque”, traducido al castellano como “País Vasco”, ya en el siglo XIX.
En el mapa de Jean Baptiste Nolin (París, 1704) se lee “Mer de Basque” y debajo la forma latina “Tarbellicus sinus”.
Estas denominaciones de "nación vascongada", "país vascongado" o "País Vasco" en euskera se han dicho siempre Euskal-Herria. Todos ellos significan “el pueblo que habla vasco-vascuence-euskara”.
La unión cultural llevó a la expresión “zazpiak bat” que fue creada por el vascófilo y folclorista impulsor de las primeras Fiestas Euskaras o Florales en Iparralde Antoine Thompson d´Abbadie (1810-1897), llamado “Padre de los vascos”, con quien colaboró también Agusti Xaho.
En 1836, en una obra conjunta, Agusti Xaho y Antoine d´Abbadie, parientes lejanos, escribirían la primera gramática suletina “Études gramaticales sur la langue basque” dedicada a “Zazpi Uskal Herrietako Uskalduner” (aunque Oihenart escribió algo sobre ello en 1657).
"Zazpiak bat", “las siete (provincias vascas) una”, está inspirado en el "(h)irurak bat" (las tres una) de la Real Sociedad Baskongada de Amigos del País y el "laurak bat" posterior (las cuatro una) del período de entre carlistadas que desde la Diputación Foral de Alta Navarra pretendía hacer un frente con las otras tres Diputaciones de la Navarra Occidental.
El “Laurak bat” estaba también presente en la canción "Gernikako Arbola" del bardo de Urretxu José Maria Iparragirre, que la gente tomó como himno espontáneo de Euskal Herria.
Hoy se habla a veces de "seirak bat" (los seis una), al considerar que Alta Navarra y Baja Navarra como una sola (la Navarra medular o reducida), pero en realidad todas las provincias son Navarra y no sólo esas dos, por tanto “Zazpiak-Bat” sería el lema más acertado aunque incompleto pues deja a otros territorios navarros fuera y acepta las divisiones que españoles y franceses imponen a los vascos al tomar como naturales unas provincias que no lo son.
Basado en ese lema de “zazpiak bat”, en 1897, Jean Jaurgain de Ozaze, presidente de Euskaltzaleen Biltzarra, creó el escudo de Euskal Herria tal y como lo conocemos hoy12.
12 En el escudo se pone al mismo nivel el de Navarra, natural de todos los territorios y símbolo de Estado, y el de sus divisiones territoriales (es como poner la bandera española al mismo nivel que la andaluza). Fue Jaurgain también el que escribió por primera vez el canto de "Bereterretxe kantoria" conservado en la tradición oral desde el siglo XV que habla de la lucha entre beaumonteses y agramonteses por el poder en el reino navarro.

También es de destacar la labor del príncipe francés amigo de d´Abbadie y sobrino de Napoleón Bonaparte, Luciano Bonaparte, uno de los precursores del estudio científico del euskara y ferviente amigo de Euskal Herria sobre la que escribió 33 libros.
Luciano Bonaparte, ilustre dialectólogo, en una labor de investigación realizada en parte personalmente y en parte con la ayuda de colaboradores, dejó plasmados en un mapa, que lleva fecha de 1863, pero que se sabe que salió a la luz en 1871 con datos recogidos hasta 1869, los límites de la lengua vasca en cada uno de sus dialectos: el bizkaino, el gipuzkoano, el labortano, el suletino, alto-navarro meridional, alto-navarro septentrional, bajo-navarro oriental y el bajo navarro occidental. Es el primer mapa conocido de Euskal Herria.
Hablaban Abbadie o Luciano Bonaparte de una Euskal Herria de siete provincias con centro geográfico en la Sierra de Andía, cerca de la ermita de San Donato, bajo Lezitza, desde donde se ve la capital vasca por antonomasia, Pamplona-Iruña hasta los Pirineos, olvidando la vasquidad o navarridad del Beárn o de La Rioja, por ejemplo.
El primer verso que usa el “zazpiak (beti) bat” fue este berso acróstico de escasa calidad del gipuzkoano Casal Otegi en una de esas Fiestas Euskaras de 1891:
Zuben anayak izango gera bizi artian
Adierazten dizutet gogoz biyotzetikan
Zazpiak bada lotsaz ez gaiten geldi atzian
Pozik alegiñ egin dezagun aman gatikan.
Izan liteke negar egiñaz gure gatikan
Arkitutzia buru makurka baztar batian
Korri mutillak, jarri gaitian danen gatikan
Barkaziyua eskatutzeko bere aurrian.
Euskaldun danak ama euskara maita dezagun
Ta biyotzetik Jaungoikoari beti eskatu
Idukitzeko bere onduan gau eta egun.
Bere barrunen gaitzik beñere ez dedin sartu,
Ama betiko izango gera zurekin lagun

Ta guregatik irudipenik ez iñoiz artu.
En busca de un nombre y de una identidad:
Se sorprendía el lingüista W. Humboldt (finales del siglo XVIII inicios del XIX) en su visita al Euskal Herria de que “Cuando quieren nombrar a todo el conjunto de la nación vasca cae uno en la perplejidad y se busca en vano el término aceptable a la vez por españoles, franceses y alemanes. Los franceses no conocen ninguna denominación general. Dicen biscayens, cuando hablan de los de la península; basques cuando hablan de los vasco-franceses; y en caso necesario recurren al antiguo nombre: cantabres (…). Los habitantes mismos se nombran según las provincias: vizcainos, guipucoanos, alabeses…Así ha perdido este desdichado pueblo hasta la unidad de su nombre”. (…) Cuando se trate de todo el pueblo esparcido por el país vasco-francés, provincias baskongadas y Navarra: vascos”.
Alta Navarra pierde la denominación simbólica de “reino” que hacia referencia al Estado vasco tras perder la primera Guerra Carlista y la imposición al derrotado conocida con el eufemismo de “Ley Paccionada” (1841), pasa a ser una provincia española.
Baja Navarra, Zuberoa, Lapurdi y Beárn pierden también su condición de reino. La constitución francesa de 1791 suprimía definitivamente el título tradicional de “Roy de France et Navarre” por el nacionalista de “Roy des Français”, lo que provocó las airadas protestas de los hermanos Garat y el síndico de la embajada baja navarra en París, Polverel, concluye “que si el rey rehusa el juramento y la Asamblea Nacional el título de rey de Navarra, no queda a los navarros más que consituirse en República independiente”.
La Restauración legitimista de 1814 restauraba, momentáneamente, el título de “Roy des France et de Navarre”. En 1830, la monarquía “liberal” francesa anulaba, de nuevo y para siempre, la distinción por la de “Roy des Français”, en plural.
El siglo XIX es también el siglo del nacionalismo que parte de Alemania donde el pueblo o “Volsk” toma vigor, se impulsan las tradiciones, cuentos, canciones y los idiomas populares, es un movimiento promovido por Herder, Schiller o los hermanos Grim. Este movimiento lleva al nacimiento del Estado Alemán unificado que abarca a gran parte del pueblo alemán.
Los hermanos Arana, a finales del siglo XIX crean el nacionalismo vasco. Sabino se inventa el nombre de Euzkadi. Creía erróneamente S.Arana que “euzko” era una derivación de "eguzki", sol, de ahí la "z", pero no es así, por eso, Euskadi, con su raíz "eusko", se escribe con "s".
Euzkadi o Euskadi significa "conjunto de euskos", era una nueva palabra o neologismo de contenido político, pretendía ser el nombre del Estado vasco, frente al significado cultural de Euskal Herria o País Vasco. Pero hay un error, pues el sufijo "-di" o “-ti” debe ser usado sólo para conjuntos de árboles: pagadi, aresti, pinudi (hayedo, robledal, pinar) etc. Usará sistemáticamente el nombre desde 1900.

No es el primer intento de crear una palabra más cercana a la que los nativos dan en euskara al País Vasco, es decir, a Euskal Herria, queriéndole dar una connotación política mayor de la meramente cultural que tenía Euskal Herria o País Vasco.
Así, Eusebio Azkue en 1862, usa la palabra "Euzkadia" y en la literatura franca y española de la época aparece "Euskaria".
Arturo Kanpion fue el creador en 1878 de la "Asociación Euskariana" que trabajaba a favor de la cultura vasca y del Estado de Nabarra, con presencia en las cuatro de las provincias peninsulares.
De las verdades que dejó escritas Arturo Kanpion, no puedo por menos que recoger ésta: “los mayores enemigos que los nabarros han tenido y tienen, son nabarros”, ‘‘Nabarra cada día va siendo menos baska, y cada día menos Nabarra también”.
Siglo XX: el estatutismo
Después, el partido creado por Sabino Arana, el Pnv, aplicó el nombre de Euskadi a la Comunidad surgida tras la constitución española de 1978 (C.A.V., Comunidad Autónoma Vasca), tras un intento anterior frustrado por el alzamiento militar fascista. Es decir, llaman “Euskadi” a lo que hasta entonces eran “vascongadas”, quedando obsoleto este último término desde entonces.
En su artículo 1º del Título preliminar dice el Estatuto de Gernika: “El Pueblo Vasco o Euskal-Herria como expresión de su nacionalidad y para acceder a su autogobierno se constituye en Comunidad Autónoma dentro del Estado español bajo la denominación de Euzkadi”. La frase no hay quien la entienda13, salvo desde la desorientación o la abierta colaboración con el imperialismo español.
Pero, ¿cómo nos debemos llamar entonces?
Nabarra: es la denominación política con la que hemos sido conocidos en el mundo los vascos: es nuestro Estado histórico e independiente surgido de Baskonia gracias al poder de este pueblo. Por tanto, todos los vascos que políticamente queremos ser independientes y recuperar nuestro Estado, debemos llamarnos: Nabarros.
13 Confunden la Navarra Occidental con el País Vasco-Euskal Herria, pretenden un autogobierno dentro de un Estado ajeno, usan un término contradictorio en sí mismo como “Comunidad Autónoma”: se deja de ser un pueblo o nación para ser una “comunidad”, se dice que es autónoma pero dentro de un Estado ajeno lo cual la convertiría, de ser cierto, en otro Estado, pues sólo estos son “autónomos” y “autogobernados”. En política no cabe ignorancia ni la buena fe, por lo que este pueblo debe de pedir responsabilidades políticas a los que desaprovecharon esta gran oportunidad de volver a tener un Estado propio a cambio de “comunidades autónomas” españolas y que aún se presentan bajo diferentes siglas (resumibles en Pnv y Eta-Hb) a elecciones españolas que aplastan la voluntad de nuestro pueblo de ser libre.

Podemos ser nabarros occidentales (como los nabarros de Bizkaia, nabarros de Alaba o nabarros de gipuzkoanos), nabarros marítimos (los de la costa), alto o bajonabarros, incluso nabarros continentales, nabarros de Aquitania o nabarros gaskones y nabarros peninsulares frente a nabarros ibéricos.
El término “nabarro” ha sido tan manipulado que hoy sólo se le atribuye el mismo a los altonabarros y a los bajonabarros de la Navarra reducida (nunca para la unidad de los mismos), no así para los nabarros-baskongados, nabarro-labortano o nabarro-suletino y menos para los nabarro-riojano o bearnés-nabarro por ejemplo.
Euskal Herria: es la comunidad de cultura vasca mayoritaria en Nabarra.
Sólo los que poseamos la cultura imperante en Nabarra, pero dentro su gran diversidad, y somos conscientes de pertenecer al mismo pueblo, somos nabarros14, siendo necesario saber euskara para poder ser “euskaldunes”, o lo que es lo mismo, “vasco parlantes”, principal signo de identidad de la cultura vasca, por tanto de Nabarra.
En nuestra lengua (euskara o nabarro), todos nosotros nos hemos llamado “euskaldunak” por encima de las divisiones políticas imperialistas, sin que se conozca el rechazo propio a emplear este término, ni la negación de su uso para ninguno de los que hablamos el idioma de Axular, pero somos “nafarrak” los conscientes de pertenecer a un pueblo político diferente al de nuestros conquistadores y sus colonos (alguno de los cuales también es “euskalduna”).
La palabra “Euskadi” aparece en el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Autónoma Vasca y sería en la actualidad un término más moderno para denominar Baskongadas, siendo la provincia foral de Navarra (CFN) nada más que lo que Axular denomina “Alta Navarra”, a la que incluso se podía llamar “mini-Navarra”, “Navarra residual” (Urzainqui) o “Navarra medular“ (Jimeno Jurio), aunque también se ha usado para designarla el término menos despectivo de “Navarra primigenia”, entre otras formas.
“Iparralde” equivale al territorio vasco al norte de los Pirineos (“Zona norte”) y “Hegoalde” al que está al sur de los mismos; pero no son más que referencias geográficas de nuestra nación, lo mismo que País Vasco continental o peninsular y sólo de una parte de Nabarra.
País Vasco-francés y País Vasco-español, no son más que términos que nos recuerdan quienes nos conquistaron, los que nos niegan nuestra libertad, y que vuelven a querer diferenciarnos.
14 Mientras no recuperemos nuestro Estado, y no poseamos otros signos externos que dan los Estados (como DNI, selecciones nacionales, entramado jurídico etc.), lo que marca la existencia del pueblo nabarro es nuestra negativa a pertenecer a cualquier otro pueblo, pues lo que determina la existencia de un pueblo no es una determinada característica (idioma distinto, folklore etc.) sino su propia existencia, mientras queramos y podamos, existimos (“PUEBLO y PODER”, Joseba Ariznabarreta 2007, a la venta en las tiendas ELKAR).

“Hoy, y desde hace escasamente veinte años, nos hallamos ante la infernal dicotomía de vascos o navarros, auténtico ejemplo de fútil divergencia. Afirmación hecha de espaldas al conocimiento y a la realidad. De la categoría de lusitano o portugués, galo o francés, germano o alemán, helvético o suizo.
Dicotomía del todo imposible, por precisión, coherencia y congruencia conceptual, histórica, jurídica y cultural, no se puede ser vasco sin ser navarro, ni ser navarro sin ser vasco. Políticamente todos los vascos somos navarros y culturalmente todos los navarros somos vascos. Navarro es un concepto político y lo vasco lo es cultural. Navarra y Euskal Herria son dos caras de la misma moneda”. 15
Conclusión.
Este es el recorrido escueto de los nombres que nos hemos ido dando y los que nos han ido dando nuestros conquistadores, manipulando nuestro gentilicio, troceando nuestro territorio y nuestro pueblo en un intento de doblegar a los nabarros conquistados y poder así asimilarlos mejor, eliminarnos, convirtiéndolos en apacibles habitantes de los Estados conquistadores y no en un pueblo libre.
Como Pedro Mariscal de Navarra gritaba a los españoles que les torturaban en la cárcel de Simancas (Valladolid) y le preguntaban por qué se resistía a la conquista castellana de Alta Navarra y no aceptaba los títulos y tierras que le ofrecían, a sumar a los que ya tenía:
“Nafarra naizelakotz, española ez naizelakotz”
15 Tomás