Lo de la memória y justicia está bien,pero con algunas puntualizaciones:
El contencioso de "Nabarra / Euskal Herria" con Francespaña ni comienza ni acaba con la guerra civil española,quiero destacar tres acontecimientos clave para entender el problema vasco.
-La conquista del estado Navarro por parte de Castilla España en 1512 en la cual la iglesia católica tuvo mucho que ver con el genocida cardenal Cisneros de abanderado.
-En el III Concilio de Trento, celebrado en 1562-1563, se excomulgó a todos los vascos por paganos y por la violencia que ejercían sobre los cristianos del Camino de Santiago. Jamás un sínodo posterior levantó la excomunión. El miedo de la Iglesia Católica al auge del protestantismo le hizo plegar filas y volverse más radical en sus postulados.
Más con el intento de libertad de culto en el reino navarro con Juana y Enrique III de Navarra que después éste intentó imponer también en Francia y en Europa.
Pero los motivos políticos son muy evidentes. La entrada definitiva de la inquisición y sus peores años (incluida la excomunión), coincide con la conquista de Alta Navarra (1512-24) y la de Baja Navarra-Beárn-Foix (que se plasmó definitivamente en el Edicto de Unión de 1620).
-La conquista de la Navarra hoy francesa en 1620 también auspiciada por la iglesia católica y dirigida por el genocida cardelal Richelieu
"COMO SE VE DE AQUELLOS POLVOS ESTOS LODOS"
Nafar agurrak SUBOkide guztioi
Joxemari ( Goltzibar )
Memoria y justicia
Herria 2000 Eliza - Comunidades Cristianas Populares - Coordinadora de Sacerdotes de Euskal Herria
En Nota de prensa de los Obispos de Bilbao, San Sebastián y Vitoria, titulada Purificar la memoria. Servir a la verdad. Pedir perdón, expresan su voluntad de "cumplir el deber pendiente… ante los catorce sacerdotes ejecutados en los años 1936 y 1937 por quienes vencieron en aquella contienda", contribuyendo "a la dignificación de quienes han sido olvidados o excluidos y a mitigar el dolor de sus familiares y allegados".
Fueron excluidos no sólo en la lista de los llamados 498 "mártires", sino -lo que es de verdad doloroso, teniendo en cuenta que fueron asesinados por su actividad pastoral a favor de su Pueblo - en su propia diócesis, como lo reconocen nuestros Obispos. Aunque tardío, nos parece necesario e importante este reconocimiento episcopal.
Subrayando, por tanto, la trascendencia de la Nota a favor de los catorce presbíteros vascos "ejecutados", deseamos resaltar de manera especial a todas las "personas que fueron ejecutadas, víctimas de odios y venganzas", como también recuerdan los Obispos. Queremos subrayar la memoria de tantos miles de personas que defendieron a Euskal Herria de diversas formas y sufrieron todo tipo de represiones en un régimen que buscaba aniquilar la identidad de un Pueblo en todos sus herrialdes, incluida Nafarroa.
Muchos fueron fusilados, encarcelados, perseguidos, desterrados y estigmatizados, entre ellos centenares de sacerdotes vascos, ante el silencio cómplice y apoyo cooperante de una Jerarquía eclesiástica fiel al Estado franquista. Por ello pensamos que, para "purificar la memoria y servir a la verdad", es necesario denunciar la histórica injusticia de quienes vencieron en una sublevación militar contra un régimen legítimo y la cruel y despiadada persecución contra los vascos, fieles a su Pueblo, tanto en la guerra como en la posguerra. Así lo hicieron, entre otros, la Memoria dirigida a Pío XII por parte de varios miembros del clero vasco"(1944) y Mons. Mateo Múgica, desde su destierro, en su Carta abierta al presbítero Dn. José Miguel de Barandiarán. Imperativos de mi conciencia (1945).
Creemos que el reconocimiento de los "errores y culpas" que, con valor y honradez, asumen nuestros Obispos, implica denunciar las causas de una guerra contra un Pueblo que defendió sus derechos y, que durante largos y penosos años, ha sido humillado y despreciado. Así lo expresó, ante el silencio jerárquico, el escrito firmado por 339 sacerdotes de Navarra, Araba Bizkaia, Gipuzkoa (1960), movidos por su conciencia y responsabilidad pastoral y luego sancionados por la misma Iglesia. Esta denuncia se ha reiterado en los cuatro herrialdes hasta hoy, cuando aún permanecen las raíces de un conflicto que hace sufrir a tantas personas, reclamando no recaer en errores del pasado, evitar actuaciones sesgadas y resolverlo no "por la fuerza ciega o por el puro imperio de la ley…sino por el diálogo y el acuerdo", como insistían los Obispos vascos en su carta pastoral Preparar la paz (2002).
Proponen los Obispos en su Nota, entre otras acciones, la celebración de un "funeral conjunto", donde esperamos se tenga en cuenta de manera explícita a todas aquellas personas seglares fusiladas, desaparecidas, represaliadas, así como la denuncia de la injusticia de tanto sufrimiento. Sin embargo en el lugar elegido para este acto, la Catedral Nueva de Vitoria -inaugurada por Franco-, todavía está en lugar preferente -en su nave del crucero central- el símbolo más representativo de aquel régimen dictatorial. Pedimos que sea eliminado cuanto antes y, por supuesto, tapado desde ahora, como un "signo de la purificación de la memoria", según el sentido que los Obispos quieren dar al acto convocado.
Con nuestros Obispos, buscamos servir a la verdad desde la justicia, construir la paz y la reconciliación. Acompañar a todas las víctimas de ayer y de hoy. Perdonar y ser perdonados. Por ello reclamamos justicia con las personas y con el Pueblo Vasco no sólo por las injusticias cometidas en el pasado; también por las dificultades, obstáculos y negaciones que hoy impiden la plena realización de Euskal Herria. Porque, como afirmó Pablo VI, “...hasta que los derechos de todos los Pueblos, entre los que se encuentran el de autodeterminación y el de independencia, no sean debidamente reconocidos y honrados, no podrá haber paz verdadera y duradera "( 1974). Y Juan Pablo II: "Una de las formas más dramáticas de discriminación consiste en negar a grupos étnicos y minorías nacionales el derecho fundamental a existir como tales. Esto ocurre cuando se intenta su supresión o deportación, o también cuando se pretende debilitar su identidad étnica hasta hacerlos irreconocibles." (En la Jornada Mundial de la paz 1999).
Con nuestros Obispos y apoyando sus iniciativas, como paso hacia una memoria y justicia integrales, deseamos "aprender a construir un presente y mañana nuevos" para lograr la paz desde la fidelidad al Evangelio liberador.
Félix Placer (16149331 L/ Carmen Anaut 72619149 / Gregorio Ubierna (13030863 Y/
En nombre de Herria 2000 Eliza - Comunidades Cristianas Populares - Coordinadora de Sacerdotes de Euskal Herria.